domingo, 18 de febrero de 2018

Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (Tres anuncios en las afueras 2017) Martin McDonagh/La perseverancia y sus inesperadas consecuencias




Mildred (Frances McDormand) ve pasar los meses sin que las autoridades den con el autor de la violación y muerte de su joven hija. Cerca de su casa se encuentran tres viejas vallas publicitarias que llevan décadas si albergar ningún anuncio, un buen día Mildred decide alquilar estos soportes y colocar mensajes alusivos a la inoperancia del jefe de policía local. Los medios enseguida darán repercusión a la noticia y esto provocara la total animadversión de la mayoría de sus vecinos. Los problemas no han hecho más que empezar…


La película fue filmada en Sylva (Carolina del Norte), en el estado de Misuri no existe ninguna población que se llame Ebbing y según Google maps diría que en Usa tampoco

Los anuncios de la discordia



Primeras desavenencias

                               ¿Dónde queda aquello de que el cliente siempre tiene la razón?


El ex marido de Mildred y su novia 

El agente Dixon (Sam Rockell), un personaje para recordar


              Uno de los momentos/diálogos que seguro no habrá gustado en ciertos círculos
 


                                                     Escenas y diálogos memorables
  
                                                          ¿Habrá valido la pena?



He leído varias criticas y reseñas acerca de esta (desde mi humilde opinión) extraordinaria película. Hay bastante unanimidad en cuanto a su calidad artística y técnica, un guion sin apenas fisuras y un trabajo de interpretación con actuaciones más que destacables. Luego también aparecen detractores que la tachan de “extremadamente feminista” y demás perlas que no me apetece repetir. Tengo la sensación de que allá por los States ha provocado mas de un malestar en la butaca, en la trama hay tirones de orejas varios que es evidente que molestan y ese digamos “odio” se plasma en ataques travestidos en pseudo criticas cinematográficas. ¿Acaso vamos a negar la existencia de brutalidad policial por parte de muchos de sus miembros? Pero bueno, dejando a un lado las discrepancias y a los discrepantes creo que estamos ante una de las mejores películas de esta década. Buenos giros de guion con personajes que odias y amas al mismo tiempo. Cierto aroma a los Coen y un muy lejano toque Tarantino. McDormand, Harrelson y Rockwell bordan sus papeles. Todo ello aderezado con una muy cuidada selección musical que le sienta como un guante. Una historia sencilla y fácil de entender y que sin duda nos hará reflexionar sobre aspectos varios de la vida.