sábado, 23 de junio de 2018

¿Y si Walt levantara la cabeza?


(foto: Cory Disbrow/Getty images)



Según la gente de Forbes esta compañía fundada en 1923 figura entre las 20 marcas más rentables del mundo. La mayor parte de sus acciones se las reparten entre Laurene Powell Jobs (la que fuera esposa de Steve Jobs posee el mayor número), Vanguard Group, State Street Corp, MFS Investment Management, BlackRock, Fidelity Management, etc, etc… Las cifras de sus ganancias anuales provocan mareos, dos de las principales fuentes de ingresos son las franquicias cinematográficas (personalmente no me gusta la deriva de sus últimos productos…) y sus parques de atracciones, el de Paris sigue dando perdidas año tras año, pero cerrarlo no daría buena publicidad. El caso es que últimamente ese sello Disney que tanta alegría y felicidad me provocaba está empezando a aburrirme un poco. Me estoy refiriendo a la saga Star Wars, tengo algún amigo muy pillado desde el inicio (gente talludita que peina canas), defensores a capa y espada del universo Jedi, gente que conserva como  oro en paño sus colecciones de muñecos y demás merchandising, al final más de uno me ha reconocido en privado y a regañadientes su descontento con la deriva que ha tomado el tema, una infantilización desmedida que lo único que pretende es estirar la goma hasta el final de los tiempos.
No sé si ustedes lo recordaran pero hace bastantes años se hablaba sobre la posibilidad de que Walt  Disney estuviese criogenizado y que sería vuelto a la vida en su momento, esto posiblemente fue una de las primeras leyendas urbanas. El caso es que dándole vueltas a la actual situación de tan rentable compañía me pregunto qué le parecería al fundador el estado actual de las cosa.






viernes, 22 de junio de 2018

40 velitas




El irregular Michael Cimino filmo la que posiblemente sea la obra cumbre de su escasa (8 películas) filmografía. En pocas ocasiones resulta tan acertado un reparto. Una auténtica joya de obligado visionado. Con motivo de su 40 aniversario se vuelve a proyectar con una imagen mejorada.