miércoles, 15 de julio de 2020

¿Has visto al vecino lavando el coche?


Esperen a verlo en movimiento…

La idea era incluirlo en la próxima entrega de variety, pero después de visitar su página web creo que estos australianos se merecen una entrada. A primera vista parece el típico producto de tele tienda (cosas más raras hemos visto…), quien sabe, igual después de unas rondas de Victoria Bitter alguien soltó esa frase tan típica entre los tíos como es “¡A que no hay cojones de sacar eso al mercado!”, ya saben, es nombrar esa parte de la anatomía y en seguida nos venimos arriba. El aparato en cuestión se vende al precio de 149,99$ (australianos supongo…) y curiosamente no está disponible en Amazon. El video es bastante ilustrativo…



lunes, 13 de julio de 2020

Un condamné à mort s'est échappé ou Le vent souffle où il veut (Un condenado a muerte se ha fugado 1956) Robert Bresson/Después del muro la vida


(disponible en Filmin)

El titulo funciona como sinopsis e incluso va mas allá. La Francia ocupada, un miembro de la resistencia apresado por los nazis y con las horas contadas. Obra cumbre del genero carcelario y aunque no alcanza la excelencia de Le Trou (La evasión 1960) sí que la considero en un posible top five, para mí la película de Jacques Becker sigue siendo la mejor, aunque nunca se sabe, hay mucho cine por descubrir y quién sabe si el día menos pensado me encuentro con mi Nefertiti. El maestro Bresson compuso este maravilloso tutorial que hará las delicias de quienes aman el cine de barrotes y por supuesto vuelve a mostrar su pericia a la hora de filmar esas extremidades como son las manos. Toda una joya que no deben perderse.
















miércoles, 8 de julio de 2020

Sin venir a cuento


Ya saben cómo va esto de youtube, vas viendo vídeos y vídeos y al final acabas en contenidos que poco o nada tenían que ver con la búsqueda inicial. Me ha gustado el momento, por la canción y sobre todo por la alegría que transmite, solo espero que sigan casados…



jueves, 2 de julio de 2020

Ready Player One (2018) Steven Spielberg/Puro LSD


(disponible en Netflix)


Dos horas largas de auténtico síndrome de Stendhal ochentero. Todo un espectáculo visual lleno de referencias, guiños y homenajes a esa década más que prodigiosa y al cine en general. A mí, que toda la cacharrería digital me provoca los mismos problemas que el queso, me acaba fascinando. En pantalla grande gana, de todas formas, también proporciona entretenimiento y diversión para consumo doméstico. Hay unos momentos que los fans de Kubrick y de cierta película en particular van a disfrutar especialmente. Ya saben, denle al play y déjense llevar…
















lunes, 29 de junio de 2020

L’air de Paris (El aire de París 1954) Marcel Carné/Las doce cuerdas




Con los ingredientes propios del género y siguiendo un patrón argumental clásico disfruto con su visionado. La presencia de mi admirado Jean Gabin, la historia del entrenador que no llego a triunfar pero que espera forjar al campeón, el hambre por salir de la pobreza, la pasión o la vida y esos viejos gimnasios. Imágenes que me recuerdan al París de Robert Doisneau. Si bien no figura entre los grandes títulos del deporte al cual los antiguos griegos consideraban el más perjudicial, si nos encontramos ante una correcta e interesante película. Absténganse alérgicos al linimento. (disponible en Filmin)










martes, 16 de junio de 2020

Variety (LXV)


Desde luego a la hora de anunciar una película no reparaban en gastos. Hoy el arte de la cartelería ha desparecido, los grandes paneles han dejado paso a un simple poster.


Solo hace falta darse una vuelta por Instagram (el catálogo de golpes y caídas con lianas es amplio…) para descubrir que la inteligencia del ser humano a veces no difiere demasiado de la del dibujo animado.


        -  ¿Cómo te reconoceré?...

        - ¿Recuerdas aquella marca de tabaco que anunciaba un vaquero?...


No me pregunten el motivo, pero es una manía que tengo cuando llego a un hotel o alojamiento.


Creo recordar que no he visto a ninguna otra actriz hacer algo así frente a una cámara, excepto Demi Moore. Si es que hasta con el pelo al cero estaba guapa.


Entiendo que da mucha rabia pagar por aparcar en la calle, a mí el primero, pero bueno, esto es tener un poco de mala leche…

Ahí lo tienen, un instrumento medidor cazafantasmas, está en Amazon  (aunque ahora mismo figura como no disponible) y por lo que se lee en las valoraciones de los usuarios va muy bien, no se pierdan la del reverendo Charles Margarido…




lunes, 15 de junio de 2020

Homicidal (Homicidio 1961) William Castle/Un aterrador y maravilloso desproposito

(disponible en Filmin)


Una infancia traumática, un presente aparentemente placentero, una tranquila localidad, una herencia, una anciana muda en silla de ruedas, una floristería, una rubia muy atractiva y un cuchillo muy afilado…









Lo mismo que presenciamos un espectáculo de marionetas asumiendo que unas personas mueven los hilos y aceptando el maravilloso engaño, aquí debemos adoptar cierta predisposición, de lo contrario nos disfrutaremos del espectáculo. La audiencia del 2020 poco tiene que ver con aquel publico naíf de hace 60 años, hoy estamos de vueltas de todo y quizás seamos más difíciles de contentar. Uno de los principales artífices y padre de la criatura no es otro que William Castle, director, productor, actor y visionario. A sus 15 años ya se movia en el show business de Broadway presentándose como un sobrino del mismísimo Samuel Golddwyn. Probo suerte en diferentes trabajos, siempre relacionados con el mundo del espectáculo, admirador de Phineas Taylor Barnum forjo su carrera y siguió los pasos del célebre empresario circense. Suyas fueron iniciativas de lo más llamativo y que hacían las delicias de quienes asistían a las salas, desde las suaves descargas eléctricas en las butacas, pasando por las pólizas de vida por si la palmabas en la sala o las coward’s corner (esquina de los cobardes) para quienes no tuvieran el valor de presenciar la película y reclamasen la devolución del precio de la entrada.




La presencia de enfermeras en las salas era otra de las estrategias de Castle.


Ignoro si hubo algún beneficiario.


Te devolvían el dinero, pero el ridículo no te lo quitaba nadie.


Aunque para los más pequeños no es una mala opción.


William Castle fue el productor de Rosemary’s Baby (La semilla del diablo 1968) y Roman Polanski se marcó un detalle dándole un cameo.

No estamos ante una obra maestra del género, ni siquiera sabría decir con seguridad si es una buena película, lo que si les aseguro es  que me ha hecho pasar un buen rato, varios momentos descabellados y algún que otro susto. Despójense del crítico plasta tipo Cahiers du Cinéma y recuperen aquel espíritu de su infancia, de barraca de feria, de los charlatanes que nos vendían mundos por descubrir, seguro que lo pasaran bien, las sorpresas están garantizadas…