viernes, 24 de febrero de 2017

Realidades y deseos

Se está convirtiendo en costumbre que día si y día también nos encontremos con la típica meada fuera del tiesto del recién elegido presidente de los EEUU. Hace pocos días leí algo sobre una asociación de psiquiatras de ese país que advertían sobre ciertos desequilibrios que habían detectado en el nuevo inquilino de la casa blanca. En todo caso esperemos que la cordura se imponga sobre ese tupe. Saludamos al fin de semana con una versión del clásico de Don McLean. Sean felices y vean buen cine.


jueves, 23 de febrero de 2017

No lo intenten en casa

The Apartment (El apartamento 1960)

La noche anterior había vuelto a disfrutar de esa joya del maestro Wilder. Acababa de poner el agua al fuego y de repente se me encendió la bombilla de las ideas absurdas. Subi al trastero, di con ella, le pase un agua y allí me dispuse a colar la pasta. ¿Cómo acabo la cosa? Mejor me lo callo…


miércoles, 22 de febrero de 2017

Passengers (2016) Morten Tyldum/El espacio, la pareja y poco más



Nos encontramos en una nave con destino a poblar un nuevo planeta. Toda su tripulación y pasajeros se encuentran en una especie de hibernación. A causa de un fallo Jim Preston (Chris Pratt) se despierta, el problema es que solo lo hace el y al viaje todavía le quedan 90 años por delante. A partir de aquí comienza el reto/problema/aventura.

La nave en cuestión

Panel de información

Ya tenemos compañía. El resto duermen

La nave tiene de todo, magnifico y maravilloso el diseño del bar

Pues sí, no hay duda, esto nos recuerda a…

The Shining (El resplandor 1980)

¿Guiño?, ¿copia?, ¿homenaje?...

Guapísima como de costumbre J. Lawrence

Problemas

La escena de la piscina y la gravedad es realmente espectacular

¿Qué tenemos aquí? Pues dos horas con una historia atractiva de entrada pero que en cuanto se van eliminando capas la cosa flojea bastante. Como digo el argumento es muy emocionante, persona que se encuentra sola en el espacio en una nave de recreo inmensa y con una perspectiva preocupante. Hay momentos curiosos, detalles de guion simpáticos y un diseño que posiblemente sea lo mejor del film. Luego todo se vuelve previsible y muy dirigido a públicos jóvenes. Supongo que en otras manos y con unos toques de intriga, tensión y quizás una pizca de terror estaríamos probablemente ante una película casi redonda. En todo caso  producto de entretenimiento que casi cumple su función.




lunes, 20 de febrero de 2017

The Founder (El fundador 2016) John Lee Hancock/Como ser un emprendedor y no morir en el intento


Ray Krock (Michael Keaton) es un vendedor al que últimamente no le van muy bien las cosas. En su ir y venir con sus cacharros a cuestas conoce a los hermanos Richard (Nick Offerman) y Maurice McDonald (John Carroll Lynch) los cuales regentan un exitoso y popular negocio de hamburguesas en San Bernardino (California). A Ray le sorprende el innovador  sistema y la rapidez a la hora de servir los pedidos (no más de 40 segundos) y enseguida ve la posibilidad de expandir el negocio, pero antes tendrá que convencer a los dos hermanos que le permitan ser su socio. A partir de ese momento asistiremos al nacimiento y desarrollo de una de las marcas más conocidas a nivel mundial.

 A pesar de sus esfuerzos Ray no consigue colocar ningún aparato

Imagen real del aquel pequeño negocio en San Bernardino

Recreación en la película

A Ray le fascino lo rápido que funcionaba aquella plantilla

Tratando de convencer a los desconfiados hermanos

Ethel (Laura Dern), la mujer de Ray está convencida de que no deja de ser otro de los fallidos negocios de su marido

Los éxitos comienzan a sucederse

Y también las dudas

Apenas conocía un par de detalles de cómo se formó este imperio de comida. La película (a pesar de sus casi dos horas de metraje) se deja ver y tiene incluso algún que otro momento por el cual vale la pena. La historia no deja indiferente, muestra la tenacidad, insistencia y en ocasiones ausencia de escrúpulos para triunfar en los negocios. En principio uno se debería de identificar con el personaje de Ray, pero hay momentos en los que resulta despreciable. Supongo que detrás de todo gran imperio se esconde alguna historia oscura. Pasable.


miércoles, 15 de febrero de 2017

La cabecera

Son varios los programas de radio sobre cine que circulan por las ondas (esto suena un poco antiguo, ahora la tecnología de los poadcast nos permite escucharlo cuando y donde queramos), uno de ellos es Sucedió una noche de la cadena SER. Emisión semanal la madrugada de los domingos con 90 minutos la mar de entretenidos. La canción de apertura de este programa está interpretada por Coque Malla, artista al que tuve la suerte de disfrutar en un concierto memorable cuando lideraba Los Ronaldos, lo recuerdo perfectamente pues tuvo lugar en aquel mítico local como era La Kama, concierto a pie de pista en el que podías tocar a los artistas. Estupenda canción, entrañable video y magnifico programa que recomiendo escuchar. Aquí dejo el link para descargarlo: http://www.ivoox.com/podcast-sucedio-noche_sq_f1240052_1.html 


martes, 14 de febrero de 2017

La dedicatoria (para Alí Reyes)

Estaba dándole vueltas a cómo podía agradecer a través de una pequeña entrada en el blog el bonito gesto de Alí Reyes y la idea me la ha proporcionado una información incluida en un cariñoso mail que me acaba de enviar. Recurriré al clásico de dedicarle una canción, bueno, en realidad se trata de dos. El arranque de unas notas puede  y en ocasiones nos despierta recuerdos y emociones que creíamos dormidas. Todos tenemos una memoria musical que va ligada a nuestra vida, el cine como la vida también se nutre de la música. Ya bien sean composiciones originales o temas añadidos siempre acaban dejando huella e incluso superando a las imágenes. En este caso sonaran dos canciones de un grupo que he escuchado mucho y que me sigue provocando y evocando risas y alguna lagrima. Desconozco si los Gipsy Kings suenan en alguna otra película, vamos con los ejemplos. En Fearless (Sin miedo a la vida 1993) nos encontramos con una perfecta definición de lo que entendemos como música diegetica (cuando en una escena la música proviene de alguna fuente tipo radio, orquesta, etc., y esta es escuchada por los personajes que intervienen en la misma), Jeff Bridges al volante de un coche por una desértica carretera, esto es lo que suena en la emisora…







La siguiente escena corresponde a esa joya de los hermanos Cohen como es The Big Lebowski (El gran Lebowski 1998), estamos en una bolera y John Turturro se dispone a lanzar, hace un pleno y se reivindica ante Jeff Bridges, Steve Buscemi y John Goodman, de fondo una maravillosa versión del mítico Hotel California…





Bueno Alí, espero que no te saturases demasiado con estos franceses y te sigan gustando. Saludos hermano!

lunes, 13 de febrero de 2017

Portugal mar afuera y otros relatos (Alí Reyes/El placer de una interesante y apasionante lectura)


Por lo general no suelo hacer caso de las recomendaciones a la hora de leer, cuando alguna persona cercana insiste en que lea este o aquel libro suelo buscar una u otra excusa que evite el consecuente disgusto con una lectura que no me acabe de enganchar y la posterior queja al amigo o amiga en cuestión. Ha sido esta la primera vez que un autor me pone delante su obra –gracias Alí, fue todo un detalle- y se interesa por mi opinión. Como lector soy de digestión excesivamente lenta, envidio la voracidad con que otros se enganchan al placer del blanco sobre negro y por lo general un libro de tamaño medio (500 hojas aprox.) me suele requerir 3 o 4 semanas dependiendo del tiempo que le dedique. Cuando Alí Reyes me hablo de Portugal mar afuera y otros relatos me advirtió de que eran relatos cortos, cosa que agradecí pues este tipo de literatura resulta muy llevadera y la mar de practica para seres nerviosos e inestables como yo. Otra de las ventajas es que si una historia no está gustando no hay problema, enseguida llegara otra que posiblemente despierte el interés del lector. El caso es que con este libro ha sucedido todo lo contrario, en cada uno de los finales de sus 8 estupendas historias he sentido 8 penas pues tenía ganas de más. En ninguna de ellas ha decaído lo más mínimo el ánimo de lectura, temáticas diferentes, momentos épicos e intimistas, escenarios lejanos en la memoria y palabras que bajan a pulmón consiguiendo despertar más de un recuerdo aplicable a alguno de los personajes. Diría que Alí Reyes maneja con soltura un lenguaje deliciosamente descriptivo, nos sitúa en el lugar y describe con exactitud y elegancia lo que rodea la acción, me atrevería a afirmar que en alguna de sus escenas hay algo cinematográfico, sus palabras construyen imágenes que nos ayudan a  perfilar personajes, olores y atmósferas. Su lectura ha resultado todo un placer.