martes, 25 de septiembre de 2018

Submarinos



La edición digital del diario Clarín  publicaba ayer una noticia referida al submarino ARA San Juan sobre la posibilidad de que se hubiese encontrado el lugar donde reposa la nave y su tripulación. Fue el 15 de noviembre del año pasado cuando llevando a cabo labores de vigilancia de pesca ilegal se perdió el contacto, el resto de la historia y de la angustia derivada de aquella situación ocupo titulares a lo largo del planeta y nos puso el corazón en un puño. Las operaciones de rescate en este tipo de accidentes son verdaderas carreras contra reloj que desgraciadamente finalizan sin lograr el ansiado objetivo. En este caso fueron 44 las vidas que se quedaron en el fondo del mar, todos recordamos las escenas de dolor de sus familiares aferrándose a una más que difícil pero no improbable posibilidad de rescatarlos con vida. Son episodios sobre los cuales no apetece echar la vista, en ocasiones por respetar la memoria de los que ya no están, quizás por no reabrir heridas o quién sabe si por no arrojar algo de luz que al final acabe por evidenciar terribles negligencias gubernamentales. El caso es que nos llega una película que narra otra tragedia con otro submarino, en este caso ruso. El K-141 Kursk era un submarino nuclear que desapareció un 12 de agosto de 2000. Los cuerpos de sus 118 tripulantes permanecieron en sus 154 metros de eslora hasta que en 2001 el submarino fue reflotado no sin dificultades debido al material nuclear que albergaba en su interior. La historia merecía ser contada y así lo han hecho.


lunes, 24 de septiembre de 2018

¿Lo sabias? (IX)


La foto esta datada un 6 de abril de 1925 y muestra una de las primeras proyecciones en un avión comercial. Aunque no fueron los primeros, ya en 1921 se proyectó una película en otro avión 


Su verdadero nombre era Theodosia Goodman (1885-1955) y fue una de las vamps más famosas del cine. Su nombre artístico Theda Bara era un anagrama de Arab Death (muerte árabe)



A día de hoy continúan los debates sobre si el famoso director era realmente tuerto




El piano que Dooley Wilson simulaba tocar (en realidad él era batería) en Casablanca (1942) fue vendido en subasta en 2014 por 3.4 millones de dólares. Dos años antes el otro piano que aparecía en la escena de Paris se adjudicó por 602,500 dólares


Gene Tierney (1920-1991) afirmaba en su autobiografía (Self Portrait 1979) haber mantenido una relación con JFK en su época en la escuela naval a inicios de los años 40



Dumbo (1941) fue presentada a competición en el Festival de Cannes de 1947. Obtendría el premio a la mejora animación




La industria del licor ofreció 5 millones de dólares a la Paramount si se paraba el estreno de The Lost Weekend (Días sin huella 1945), una durísima y desgarradora película que narra el problema del alcoholismo